¿Por quién doblan las guitarras?

Recientemente ha aparecido un artículo en eldiario.es titulado “¿Por quién doblas las campanas?”, en el que se muestra la enorme influencia simbólica que tuvo la Guerra Civil española y la participación de los voluntarios internacionales en la historia de la música contemporánea, desde los años 30 o hasta el día de hoy. Los primeros ejemplos los encontramos en el folk estadounidense de los años 40, gracias a composiciones como “Historias del Batallón Lincoln” de The Almanacs -ex banda del considerado “último héroe del folk”, el neoyorkino Pete Seeger- o “Jarama Valley“, canción de trinchera interpretada en 1947 por el prolífico músico y sindicalista Woody Guthrie (1912-1967). El contexto cultural norteamericano de la Guerra de Vietnam, será también un caldo de cultivo para multitud de canciones reivindicativas, entre las cuales destacaremos el guiño de “Spanish Civil War Song” del tejano Phil Ochs (1940-1976), que verá la luz en 1976, el mismo año que decide quitarse la vida ahorcado con un cinturón. En España, el a menudo olvidado cantautor salmantino Francisco Curto, compondrá “Si la bala me da”  también en 1976, justo un año después de la muerte del dictador Francisco Franco. Otra canción olvidada aunque tremendamente representativa es “Ya no me vengas”  de Max Parker (1912-1984), brigadista de la Lincoln Brigade y preso en marzo de 1938 en el campo de concentración de San Pedro de Cardeña (Burgos), centro de reclusión para multitud de brigadistas internacionales. Parker Conseguirá salir un año después y será repatriado a EEUU. La canción sale a la luz en 1984 y forma parte del álbum “Al Tocar Diana / At Break Dawn -Songs from a Franco prison” (editado por Folkways Records). Ya en los 90, se edita “Always the cause” (1995) del cantante y compositor escocés Al Stewart (1945 – ). Por último y por lo que a folk fuertemente politizado se refiere, encontraremos “These hands” (2007) de los también escoceses The Wakes.

Woody Guthrie y su famosa guitarra  con el lema "This machine kills fascists" (1941)

Woody Guthrie y su famosa guitarra con el lema “This machine kills fascists” (1941)

Y del folk al rock. The Clash, banda de culto del punk rock británico, abrirá las puertas del rock a la Guerra Civil con el ya clásico y reversionado “Spanish Bombs” (1979). En los años 80, el frontman de The Clash, Joe Strummer (1952-2002), queda enamorado de Granada. Cinceló su interés por esos “sitios tiroteados en los días del 39”, por una tierra donde pasaba largas temporadas. Y cimentó, sobre todo, su pasión por Federico García Lorca. Federico Lorca está muerto y se fue / agujeros de bala en las paredes del cementerio / los coches negros de la Guardia Civil, decía aquella copla punk de hace tres décadas. Cinco años después, la banda californiana de trash metal Metallica, editará “For whom the bell tolls” en clara referencia a la obra del escritor y periodista estadounidense Ernest Hemingway (1899-1961). De hecho, la obra de Hemingway, For whom the bell tolls, sirvió de fuente de inspiración musical en no pocas ocasiones a bandas tan distantes musicalmente como Bee Gees (1993) o Los Muertos de Cristo (2007), aunque en el primero de estos dos casos se trate de una balada romántica y desfigurada. Cabe recordar que las peripecias de aquellos guerrilleros republicanos quedaron también retratadas en la película homónima protagonizada por Ingrid Bergman y Gary Cooper y dirigida por Sam Wood en 1943. En 1985 será el turno para “Love Like Bood” de la mítica banda británica de post punk Killing Joke. En 1987 una de las formaciones punteras del punk vasco de los 80 y 90, editan “No somos nada“, un álbum marcado carácter político con varios guiños a la Guerra Civil y la herencia políticosocial franquista de la llamada democracia del 78. Dos décadas después, en 1998, los galeses Manic Street Peacher componen “If you tolerate this, your children will be next“, posiblemente la canción de temática guerracivilista más reproducida tras el Spanish Bombs de The Clash y todo un himno en del rock contemporáneo. El tema, incluido en el disco This is my truth tell me yours (1998), arranca así en sus primeros versos: El futuro te enseña a estar solo / el presente a estar asustado y tener frío / ‘así que si puedo disparar conejos / pues puedo disparar a fascistas’ / balas para tu cerebro hoy / pero lo olvidaremos todo de nuevo. Aunque de menor popularidad internacional, en 1999 la banda barcelonesa de ska y reggae Dr. Calypso, dejará también su huella con “Brigadistes Internacionals“.

If you tolerate this your children will be next (Manic Street Preachers)

Por otro lado el próximo día 21 de febrero de 2015 se va a realizar una marcha por los escenarios de la Batalla del Jarama, en las cercanías de Madrid, organizado por la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI). En este el protagonismo de las Brigadas Internacionales fue indiscutido y se va a aprovechar esa marcha para cantar las canciones que compusieron y cantaron en los años 30 los brigadistas, convertidas hoy en auténticos himnos de la lucha antifascista.

Marcha de las Brigadas Internacionales

La música de esta canción, compuesta por Carlos Palacio y Rafael Espinosa, se utilizó antes para el himno a Carlos Prestes, líder brasileño que estaba en prisión bajo la dictadura de Getulio Vargas. Durante la guerra, el poeta alemán Erich Weinert puso nueva letra al himno a petición del cantante Ernst Busch, responsable musical de la XI BI.

 Wir im fernen Vaterland geboren,

Nahmen nichts als Haß im Herzen mit.

Doch wir haben die Heimat nicht verloren,

Unsre Heimat ist heute vor Madrid.

Doch wir haben die Heimat nicht verloren,

Unsre Heimat ist heute vor Madrid.

Spaniens Brüder stehn auf der Barrikade,

Unsre Brüder sind Bauer und Prolet.

Vorwärts, Internationale Brigade!

Hoch die Fahne der Solidarität!

Vorwärts, Internationale Brigade!

Hoch die Fahne der Solidarität!

País lejano nos ha visto nacer.

De odio llena el alma hemos traído,

mas la patria no la hemos aún perdido,

nuestra patria está hoy ante Madrid,

mas la patria no la hemos aún perdido,

nuestra patria está hoy ante Madrid.

Camaradas, cubrid los parapetos,

que la vida no es vida sin la paz.

Defended con el pecho vuestros hijos,

os ayuda la solidaridad;

defended con el pecho vuestros hijos.

os ayuda la solidaridad.

Libre España de castas opresoras,

nuevo ritmo el alma batirá,

morirán los fascismos sangrientos,

en España habrá ya felicidad;

morirán los fascismos sangrientos,

en España habrá ya felicidad.

Generales traidores a su patria

del fascismo quieren saciar la sed;

mas los pueblos del mundo defendemos

lo que España jamás ha de perder;

mas los pueblos del mundo defendemos

lo que España jamás ha de perder.

Wir im fernen Vaterland geboren…

La columna Thälmann

El músico alemán Paul Dessau, colaborador habitual de Bertolt Brecht, compuso la música de esta canción en el exilio en París, a finales de 1936, utilizando el seudónimo de Peter Daniel. La letra es de su mujer, Gudrun Kabisch, que usaba el alias de Karl Ernst. Su título pretendía  rendir un homenaje al dirigente del Partido Comunista Alemán, Ernst Thälmann (encarcelado desde 1933 y fusilado en 1944) y a los heroicos combatientes de la XI BI que llevaba el nombre de Thälmann. Por ello se convirtió en el himno de esta brigada y se cantaría con frecuencia tanto en España, durante la guerra, como en la RDA.

Spaniens Himmel breitet seine Sterne

Über unsre Schützengräben aus

Und der Morgen grüßt schon aus der Ferne

Bald geht es zum neuen Kampf hinaus!

Die Heimat ist weit

Doch wir sind bereit

Wir kämpfen und siegen für dich, Freiheit!

En España es de noche en las trincheras,

mas ya pronto llega el amanecer.

Cuando al alba nos llame la trompeta

iremos a morir o vencer.

Mi tierra dejé

y a España juré

que ella siempre será ¡Libre!

Al fascista ni un palmo cederemos,

aunque balas no cesen de silbar.

Lucharemos junto a los compañeros

Para el Thälmann no hay marcha atrás.

Mi tierra dejé

y a España juré

que ella siempre será ¡Libre!

Rührt die Trommel, fällt die Bajonette!

Vorwärts, marsch! Der Sieg ist unser Lohn!

Mit der Freiheitsfahne brecht die Kette!

Auf zum Kampf, das Thälmann-Bataillon!

Die Heimat ist weit

Doch wir sind bereit

Wir kämpfen und sterben für dich, Freiheit!

Jarama Valley

Esta canción llegó a convertirse en una especie de himno de la XV BI. Utiliza la melodía de Red River Valley, una popular canción norteamericana con música de origen irlandés. La canción se cantó con cierta frecuencia en las trincheras del Jarama durante los cuatro meses que allí permaneció la XV BI. Pero fue el escocés Alex MacDade quien le puso letra por el mes de mayo de 1937, una letra ácida que siguió cantándose durante la guerra. Tras esta, la letra se cantó con diferentes versiones, aunque la más conocida es la cantada por Woody Guthrie (si bien Pete Seeger también tendrá su versión). Es la que aquí se utiliza:

There’s a valley in Spain called Jarama,

It’s a place that we all know so well.

It was there that we gave our manhood,

where so many of our brave comrades fell

We are proud of the British Battalion,

And the fight for Madrid that we made,

There we fought like true sons of the people,

As a part of the Fifteenth Brigade.

Now we’re far from that valley of sorrow

But it’s mem’ry we never forget

So before we conclude this reunion,

Let us stand to our glorious dead.

Lejos queda aquel valle de sangre

que ya nunca podremos olvidar

y honraremos a nuestros caídos

siempre que nos volvamos a juntar.

There’s a valley in Spain called Jarama,

It’s a place that we all know so well.

It was there that we gave our manhood,

where so many of our brave comrades fell.

Anuncios