Valls Castro, Walter

Montevideo (Uruguay) 1920 – ?

WV2

Walter Valls nace el 29 de enero de 1920. Con apenas 18 años, se enrola en un barco que lo lleva a la guerra en España. De su periplo en España solo sabemos que fue cabo en el Ejército Popular.

La primera noticia la encontramos el 19 de mayo de 1939, cuando Walter aparece en las páginas de España Democrática como uno de los uruguayos que aún permanece en el Islote J del campo de Gurs. En esta publicación podemos leer que, a pesar de la multitud de cartas que le envía su padre (residente en Irún, País Vasco) pidiéndole que vuelva a España, él se niega. Mientras tanto, los movimientos para conseguir su vuelta a Uruguay se inician: a principios de agosto, los JAUPED arrancan una gran campaña para costear su vuelta al país; será el primer repatriado del movimiento de jóvenes. Así, el 25 de agosto se realiza un gran baile en el Palacio de la Cerveza con el objeto de recaudar fondos para la repatriación de Walter Valls (19 años), Balbino Mateu (21 años) y Francisco Pastor (23 años). En el evento participan además Andrés Rizzo, Alberto Cabot y Edgardo Mutti, todos ellos recientemente llegados a Uruguay.

El viernes 9 de noviembre de 1939, Walter llega a Montevideo en el buque francés Kerguelén. Con él, otros 8 refugiados uruguayos: Francisco Pastor, Carlos Álvarez, Regino Báez, Pastor Ontiveros, Balbino Mateu, José Martorell, Jorge Polanco y Lorenzo Palermo.

 WV

Sin haberse cumplido aun el primer mes de su llegada, se integra al Comité de Fiestas de los JAUPED (la misma organización que posibilita su repatriación), donde colabora en la realización de varios eventos con el objeto de recaudar fondos para la repatriación de otros refugiados en Francia. Tiene tiempo y fuerzas incluso para publicar un extenso texto en España Democrática que titula LA JUVENTUD ESPAÑOLA:

La juventud, fuerza de choque en la lucha, ha actuado en todas las ocasiones, a lo largo de la contienda española, como un factor decisivo cuya influencia se dejó sentir en todas las actividades de la guerra.

La vida de los jóvenes de España estaba, desde su niñez vinculada al trabajo, a la lucha por la dura existencia.

A la juventud obrera y campesina, le estaba vedado el acceso a las distintas ramas del saber, que eran a la vez privilegio de los señoritos hijos de la clase acomodada. El joven trabajador, no podía aspirar a otra cosa que no fuese el desgaste agotador de un trabajo que no correspondía a su tierna composición y que al mismo tiempo, iba a paso de gigante conduciéndolo al campo de la degeneración física con la adquisición de toda clase de enfermedades. En estas condiciones de una vida sin colorido, sin aliciente alguno, sin cultura, era un fuerza fácil de conducir por la reacción.

Aunque el advenimiento de la República trajo consigo muchos beneficios, estos no fueron todo lo amplio que debieron en unos casos, y en otros no pasaron de ser simples decretos que nunca fueron aplicados, debido a la participación de elementos de derecha en el gobierno que impedían  obstaculizándola, toda medida que beneficiase a las capas más modestas de la sociedad.

La guerra, vino a cambiar completamente la vida de la juventud. Abriéronse para todos los jóvenes las puertas de institutos, escuelas, deportes de todas clases, que en pocos meses despertaron a la inmensa mayoría de jóvenes que antes figuraban como fuerza más o menos amorfa, incorporándolos a la lucha por la defensa de aquella nueva vida que habían conquistado.

Participan en la lucha ocupando su lugar de vanguardia, y actuando en Brigadas de Choque en las fábricas. Despiertan rápidamente del letargo en que había permanecido durante varios años. Caen muchos de sus mejores dirigentes, pero inagotable como siempre, la juventud proporciona cuadros y más cuadros que pronto se revelan autorizados componentes líderes, que la condujeron, alentándola, educándola, por el camino de la unidad juvenil, hasta la creación de la Alianza Juvenil Antifascista, que agrupando a toda la juventud, controlaba sus fuerzas aprovechándolas y conduciéndolas en la forma más eficaz para la lucha.

Esta valerosa juventud, estos miles y miles de jóvenes, son los que hoy están soportando la parte más sangrienta de la represión sin calificativo de Franco, son la mayoría de los que llenan los campos de concentración de Francia y España, las cárceles, las Brigadas de Trabajo forzado, que los conducen a la muerte.

Es pues ahora, cuando los jóvenes de todos los países, acordándose de lo que fue y llegó a ser la juventud española, mirándose en el espejo de la experiencia de aquella juventud heroica, deben más que nunca agruparse, unirse planteándose como tarea primordial la ayuda inmediata de la juventud española que se encuentra en Francia, socorriéndoles con una efectiva solidaridad.

Los Jóvenes Antifascistas Unidos por España y la Democracia, en nuestro país poseemos ya un organismo que abarcando a la juventud de todos los matices antifascistas orienta sus energías en la tarea de socorrer a los jóvenes de los campos de concentración de Francia y a cuyo seno debe acudir toda la juventud uruguaya demócrata.

Walter  Valls, 29 de noviembre de 1939.

——-

Bibliografía

España Democrática, 19 de mayo de 1939. Pág. 3

España Democrática, 3 de agosto de 1939. Pág. 10

España Democrática, 10 de agosto de 1939. Pág. 7

España Democrática, 1 de septiembre de 1939. Pág. 2

España Democrática, 15 de noviembre de 1939. Pág. 2

España Democrática, 29 de noviembre de 1939. Pág. 2